Ingenuo Androide

Colgaban sus medias
del poste de metal
y me pregunté
donde estaría el resto.

No pude ver
a nadie cerca,
ni siquiera a ella,
pero sus medias eran.

En la húmeda tela
distinguí esos bordados
de violeta nebulosa.

Creo que ella pudo volar
y quedaran enredadas
sus medias en el poste.

Que sabe un androide
sobre seres carnosos
de ojos marrones
y difíciles de entender.

En este planeta
de eternas lluvias
mientras me oxidaba
pensaba que no volvería.

Nunca pensé otra vez
poder encontrarla.
Su cuerpo está frío
sobre aceite rojo.






Una respuesta a «Ingenuo Androide»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *