Melodía de sangre (III)

En la plaza de gorriones
los niños ríen y juegan
pero los ancianos ruegan
el resurgir de canciones.
Me quedo con sensaciones
que nunca quieren amar.
Extraño entonces mi hogar
y recuerdo aquel pasado
en el que un enamorado
gritó su rudo cantar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *