Existencia contradictoria

《Existencia contradictoria》

Hacía mal tiempo,
de esos que peor no pueden ir.
Llovía con adjetivo torrencial
y verbo sumergir.
La tierra se diluía
y se volvían fango las piedras.
Cuando un tango la muerte cantó
se murió con adverbio inmediatamente
pero hubo despistado inminente
que en el cementerio terminó.
A falta de causas
la vida le ayudó.

La adversidad cesó,
más tarde que pronto,
pero terminó.
Al final salió el sol
pero hubo despiste sumergido.
Sobre tal desorientación
creció el romerillo
que alguien arrancó
con toda raíz y despistado.
El desenterrado habló
y aquel herborista
languideció.

Concurrió tanta blasfemia
que en la hoguera terminó.
Quería identificarse
pero no había identificación.
《Esto es brujería》,
gritaron futuros herejes.
Reinaron las habladurías
y no existió juicio alguno.
《Alguien lo despertó,
de eso no hay duda.
Si no fue Dios,
fueron las brujas》.

Vivo o muerto,
brujas o dioses.
Por malos conceptos
y desmedidos prejuicios
la obra de la vida
encontró la muerte.
Pudo escapar
ante realidad subjetiva
pero concluyó siendo
un muerto en vida.

~Daniel A. Horta García

Sigue al blog en Facebook a través del siguiente enlace:
https://m.facebook.com/danielitura/?ref=bookmarks



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *