Tónica simiente

《Tónica simiente》
Pliegues de blancas hojas
adornaban pútridas ramas
pero se humedeció el papel
ante repentina lluvia
y todo esfuerzo fue desvanecido:
el trabajo del androide
se halló sumido en penuria;
los aderezos no sufrieron
perpetua gloria.

Capaz no fue de sentir
pero sí de comprender
que engalanar el pasado,
aun siendo algo novedoso,
no es en realidad
labrar existencias.

Ya en nada nota sentido
y no sabe cómo cumplir
con el trabajo encomendado.
Debía llenar de vida a la muerte
pero de sensibilidad carece
obsequiar aliento al fenecimiento.

Yo, que presencié la situación,
le ofrezco mi semilla,
la única que tengo,
y espero que entienda
la verdadera manera
de diseminar vitalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *